domingo, 14 de octubre de 2012

NUESTRA SALUD CORPORAL Y MENTAL



Estar sanos no solo es tener una alimentación balanceada. Tambien es el cuidado y la limpieza del ambiente en que nos movemos, así como el aseo personal. Estar sano no significa estar bien fisicamente . Cuando hablamos de salud tenemos que referirnos a nosotros como un todo, así pues tenemos que tener presente la salud corporal y  la salud mental.

SALUD CORPORAL
Es mantener el equilibrio del cuerpo, para estar saludable, es decir, conseguir que todos los órganos trabajen en armonía. Para esto, es necesario una adecuada alimentación, el ejercicio diario, la visita al odontólogo, al oftalmólogo y al especialista.
Sin embargo, el médico no es el único responsable de nuestra salud, cada uno de nosotros debe velar por su
propia salud, comenzando con cuidados mínimos como: 
  • Bañarse diariamente. El baño diario estimula el organismo y da sensación de bienestar. Si no puedes bañarte por alguna razón debes asearte los órganos genitales (masculinos o femeninos) diariamente con agua y jabón.
  • Tu cabello debes mantenerlo limpio, así que debes lavarlo con frecuencia y utilizar champú y agua.
  • Lavar las manos antes, después de cada comida y después de orinar y defecar. 
  • Debes cepillar tus dientes al levantarte, al acostarte y después de cada comida, así evitarás las dolorosas caries y eliminarás la placa dental o sarro de los dientes.  
  • Debes cambiarte de ropa con frecuencia y cambiarte la ropa interior todos los días. Nuestra ropa debe estar siempre limpia. 
  • Corta las uñas de las manos y de los pies con frecuencia. Recuerda que el sucio y los microbios se acumulan en la piel que está debajo de las uñas.
Todas estas normas higiénicas deben convertirse en hábitos para lograr una salud corporal. 






SALUD MENTAL
Cada uno de nosotros tiene una ocupación, trabaja, estudia. Pero si nos dedicamos al trabajo o al estudio durante demasiado tiempo o con mucha presión podemos agotarnos física y mentalmente. El agotamiento nos perjudica, nos oscurece la mente y entorpece el pensamiento, necesitamos por lo tanto descansar. 

 Así como nuestro cuerpo necesita de ciertas normas para mantenerse sano nuestra mente también requiere de ciertas normas o actividades que ayuden a mantener la salud mental. Entre las actividades que nos ayudaran a mantener una salud mental son:
  •  Acostarse temprano. 
  • No ocupar todo el tiempo libre en ver la televisión y en videojuegos. Éstos en realidad no son aconsejables para descansar, aparte que daña mucho los ojos.
  • Invertir el tiempo libre en actividades deportivas, recreación en parques, playas o montañas.
  • Relajarse con alguna práctica cultural: visitar el teatro, cine, oír buena música.
  • Comunicar y expresar los sentimientos: amor, alegría, miedo,depresión, tristeza.
  • Valorarnos como persona para que crezca sana la autoestima. 
  • Distribuir bien el tiempo para el estudio y el descanso.

sábado, 30 de junio de 2012

CINCO CONSEJOS PARA TENER UNA VIDA SALUDABLE

Entre los beneficios de llevar una vida saludable se encuentran la prevención de enfermedades como el sobrepeso o la obesidad.  Algunas personas piensan que una vida saludable es sinónimo de sacrificios y restricciones, sin embargo, esto es una falacia debido a que sólo se necesita una actitud positiva y muchas ganas por sentirte y lucir sano.



Entre los beneficios de llevar una vida saludable se encuentran la prevención de enfermedades como el sobrepeso o la obesidad, así como gozar de un excelente estado de ánimo y actitud.
1.- Come sanamente: Ingiere diariamente frutas, verduras y granos integrales variados. Limita el consumo de las bebidas con muchas calorías, azúcar, sal, grasa o alcohol. Recuerda reducir las cantidades de carbohidratos, para evitar la acumulación de grasa en el abdomen.
2.- Actívate: Realiza una actividad física al menos durante dos horas y media a la semana. Incluye actividades que aumenten las frecuencias cardíaca y respiratoria y que fortalezcan los músculos y huesos. Anima a los niños y adolescentes a que practiquen ejercicio al menos una hora al día.
3.- Protégete: Usa cascos, cinturones de seguridad, protector solar y repelente de insectos. Lávate las manos para detener la propagación de los gérmenes. Evita el cigarrillo y el humo del tabaco de otras personas. Mantén relaciones sanas y seguras con familiares y amigos. Prepárate para enfrentar emergencias. Mantén listo un kit de provisiones.
4.- Relájate: Procura tener un equilibrio entre el trabajo, el hogar y las actividades recreativas. Busca el apoyo de familiares y amigos. Mantén una actitud positiva. Tómate tiempo para relajarte. Duerme entre siete a nueve horas por la noche. Busca ayuda o atención psicológica de ser necesario. Utiliza terapias alternativas que favorezcan la relajación.

miércoles, 13 de junio de 2012

¿EL ESTRÉS TE PUEDE ENFERMAR?


¿Todos los días te levantas agotado?, ¿a menudo te duele la cabeza?, ¿no aguantas ese dolor de espalda?, ¿la muñeca de tu mano izquierda no te deja de molestar?, ¿puede el trabajo enfermar a las personas?
Seguramente conoces la historia de algún compañero de trabajo o conocido que sufrió un infarto a los cuarenta años o de alguien a quien se le paralizó la mitad del rostro. Según la Organización Mundial de Salud, más de una tercera parte de la consultas en el mundo son debidas a cuadros depresivos, de ansiedad y/o angustia.

Varios sondeos online hechos en EE. UU. y Europa, advierten que por lo menos, el 20% de los trabajadores sufren de estrés relacionado con el trabajo. Y es que como se sabe, la presión de la oficina, a veces, puede convertirse en un verdadero suplicio.

Es por eso que cualquier afección física debiera ser una clara invitación a hacer ciertos ajustes en la vida. Y es que aunque un analgésico lo saque hoy de un apuro, los malestares de todos los días son sin duda un grito desesperado del cuerpo por recibir auxilio. Por ello se debería hacer caso a los desajustes corporales.

Para los expertos, lo ideal sería atacar el origen de las enfermedades, y aquí vale la pena hacer un alto en el camino. ¿Es realmente tu trabajo lo que te está ocasionando estos padecimientos?, ¿es un problema personal lo que te vuelve loco?, ¿qué puedes hacer para resolverlo?
Probablemente cambiar de trabajo no esté en tus planes, quizá el divorcio tampoco no lo estaba, pero ahora es inevitable. Ante cualquier escenario, lo importante es buscar alternativas para llevar una vida más equilibrada. Empezar por cuidar la alimentación y respetar las horas de descanso, puede ser un gran paso.

lunes, 11 de junio de 2012